Cómo adaptar el plan de formación para empresas a la modalidad virtual tras COVID

La formación para empresas es un bien de primera necesidad que toda organización que se precie debe ofrecer a sus trabajadores como incentivo y valor añadido a su desempeño. Es un hecho más que constatado que unos empleados motivados son mucho más productivos.

 

Ahora bien, la crisis sanitaria derivada de la COVID-19 también ha supuesto un antes y un después en cómo las empresas se enfrentan a estas acciones en su día a día –incluyendo el plan de formación y cómo impartirlo–, pues los procesos de virtualización se han visto acelerados.

 

Cada vez existe más convivencia entre la formación presencial y la modalidad virtual; sin embargo, esta última supone un reto para un gran número de empresas que no presentan unos medios adaptados para facilitar las actividades formativas de manera online.

 

¿Cómo prepararse para la formación en streaming en directo?

Existen varios factores en los que cualquier empresa interesada en adaptarse a este tipo de modalidad debe poner atención:

 

A. Capacidad tecnológica

Como punto de partida, es vital disponer de sistemas que den soporte suficiente a las herramientas telemáticas y los medios digitales necesarios para llevar a cabo la formación.

 

B. Metodología accesible para todos

El plan de estudios deberá contar con una metodología que permita dar respuesta a las necesidades formativas de los distintos perfiles de los trabajadores. Tras el confinamiento, puede que sea necesario volver a evaluar el nivel de los estudiantes para reestructurar las actividades formativas en función de las prioridades de estos.

 

C. Adaptación de la plantilla a los nuevos canales

Estrechamente vinculado con el punto anterior se encuentra la capacidad de adaptación de los empleados al medio digital para efectuar la formación. Tal y como podéis leer en nuestra sección dedicada a los cambios en Kleinson derivados de la COVID-19, tanto la plantilla como los profesores, así como los clientes, han tenido que esforzarse para realizar la transición hacia las clases de idiomas online. Para ello, hemos querido ayudar realizando webinars y seminarios sobre las nuevas herramientas, ofreciendo clases de idiomas para empresas por videoconferencia, etc.

 

¿Existe alguna solución integral para implantar la modalidad de formación virtual?

Dado que, tal y como se ha mencionado anteriormente, la formación online puede englobar desde las clases en streaming como los cursos grabados divididos por temas o podcasts, la solución perfecta sería una plataforma que permita gestionar ambas: un aula o campus virtual.

 

¿Cuáles son los beneficios de un aula virtual?

1. Gestión de trabajo colaborativo

Ya sea a nivel laboral como formativo, un aula virtual permite funcionar mediante documentos compartidos, formularios, herramientas de chat y foro, correo electrónico… desde cualquier lugar y en cualquier dispositivo con acceso a Internet.

 

2. Repositorio online de recursos

Además dar soporte a los sistemas de videoconferencia profesionales en streaming, las aulas virtuales pueden almacenar todo tipo de recursos necesarios para la formación –archivos de texto, vídeo y audio, presentaciones, exámenes, tareas…–, ordenados por niveles. Además, serán accesibles las 24 horas del día; lo que facilita enormemente la continuidad de la formación de los alumnos.

 

3. Calendarización de procesos y tareas

Las distintas tareas, proyectos o ejercicios se pueden ir planificando en distintas sesiones, así como por diferentes fechas u horarios de entrega. De esta manera, se consigue realizar un seguimiento real de la evolución de cualquier proceso de aprendizaje, así como mantenerse en contacto con el profesor y consultar las dudas que puedan surgir.

 

4. Método eficaz de retroalimentación

No hay mejor manera de aprender y corregir errores que recibir comentarios constructivos de otras personas. Este tipo de plataformas actúan como un sistema de comunicación efectivo entre los profesores y los alumnos, o grupos de alumnos, por lo que el feedback está asegurado.

 

Desde Kleinson, podemos asegurar que las clases online de idiomas para empresas son todo un éxito. Para poder continuar con la formación en idiomas, muchos son los clientes que, durante la cuarentena, han solicitado el cambio de la modalidad presencial a la modalidad por videoconferencia. Además, nuestra plataforma virtual nos permite registrar la asistencia a las clases y el progreso académico desglosado por alumno, ofrecer comentarios de los profesores, guardar las evaluaciones académicas, etc.

Deja un comentario