3 factores a tener en cuenta en el aprendizaje de idiomas

De acuerdo con el artículo de Juan Manuel García, Si aprender idiomas te produce ansiedad, sigue estos diez consejos, del 26/06/2019 para el periódico La Vanguardia, el aprendizaje de un nuevo idioma nos puede producir angustia si no somos capaces de desenvolvernos con fluidez.

Factores

Existen varios factores que pueden influir en el grado de ansiedad:

  1. Por una parte, está la finalidad por la que se inicie el aprendizaje. Según el experto en psicoterapia, Adrián Montesano, esta ansiedad será inexistente o positiva «cuando estudiamos un idioma por gusto o curiosidad»; mientras que sí se generará estrés cuando sea por «obligación, como puede ser una cuestión laboral, o relacional».
  2. Otra de las causas que a afectar a que se produzca esta angustia, es la autoestima o autopercepción frente a nuestra capacidad de aprendizaje. De acuerdo con los resultados del informe Eurostat, en España, solo la quinta parte de la población comprendida entre 25 y 64 años cree tener un alto dominio de un idioma extranjero. Según los expertos, esta situación también se debe a  razones históricas y culturales: «Aprender idiomas es una cuestión de necesidad», explica Blanca Cristòfol, investigadora de la UOC, y continúa «nuestro idioma es el segundo más importante a nivel de comunicación».
  3. Además, Montesano añade que «La televisión es fundamental. En España, como en Francia o en Italia, todo se subtitula; en cambio, en otros países ven la televisión en el idioma original desde hace muchos años».

Asimismo, hay otros factores que van a determinar el grado de ansiedad como, por ejemplo, la autoexigencia elevada, la edad del estudiante –la adolescencia es la etapa en la que más estrés se genera–, la tensión del entorno ante evaluaciones o refuerzos negativos, el factor de novedad o los malos recuerdos pasados por el miedo al ridículo.

Sin embargo, en lo que todos los expertos coinciden es que cualquier persona puede aprender una segunda lengua siempre que se practique de forma activa y constante, es decir, no solo estudiándolo o escuchándolo, sino interaccionando con otros hablantes.

Conclusión

Desde nuestra experiencia con las clases de inglés para empresas, respaldamos que todo alumno –sin importar edad o nivel de estudios– puede aprender un segundo idioma sin estrés. Para ello, es importante utilizar un enfoque motivacional que equipare el nivel de las clases, y fomente la participación comunicativa e inmersiva, aquella que le permita la puesta en práctica de forma distendida de todos los conocimientos adquiridos.

Puedes ver el artículo completo así como las 10 prácticas que recomiendan los expertos de la de la UOC  para liberarse de este estrés en:

https://www.lavanguardia.com/vivo/lifestyle/20190626/463115609859/aprender-idiomas-ansiedad-consejos.html

Clases de inglés para empresas

Deja un comentario