Darwinismo empresarial: la lucha por la supervivencia en el mercado

fightCuando aún no tenía 30 años, Charles Darwin se embarcó en el Beagle para emprender un viaje alrededor del mundo. Fue durante esta travesía cuando el científico naturalista empezó a reflexionar sobre la naturaleza que le rodeaba y a esbozar la que sería una de las teorías científicas más importantes de la historia de la humanidad: la teoría de la selección natural. Unos años después, Darwin publicaba “El orígen de las especies”, el libro en el que al fin pudo exponer esas ideas sobre la evolución que cambiarían en el mundo.

“No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive. Es aquel que es más adaptable al cambio”, fue una de sus frases más celebres. Para Darwin,  “hay una lucha por la vida, que se repite frecuentemente, por lo que todo ser, si varía, por débilmente que sea, de algún modo provechoso para él bajo las complejas y a veces variables condiciones de la vida, tendrá mayor probabilidad de sobrevivir y, de ser así, será naturalmente seleccionado. Según el poderoso principio de la herencia, toda variedad seleccionada tenderá a propagar su nueva y modificada forma”. Es decir, que aquel individuo que es capaz de cambiar (o mutar) para adaptarse al medio, es el que logra sobrevivir.

Este principio cambió nuestra forma de ver y entender la naturaleza, es una de las bases científicas sobre las que descansa la biología y la química, y, gracias a el, tenemos un mejor conocimiento de todo lo que nos rodea. Pero además, se trata de una idea que no sólo atañe a las ciencias naturales, sino que podemos trasladarla a otros contextos para intentar entender su funcionamiento y evolución. El entorno empresarial es un claro ejemplo.

Al igual que en la naturaleza, en el entorno empresarial es el más fuerte el que sobrevive. La compañía más fuerte es la que logra sobrevivir y seguir creciendo en un contexto increíblemente competitivo y combativo. Pero la pregunta aquí es, ¿qué hace a una empresa ser más fuerte que otra?

Igual que en el caso de los seres vivos, en el contexto empresarial son las organizaciones capaces de “mutar” para adaptarse a los cambios, las únicas que logran sobrevivir. Es el conocido como “Darwinismo empresarial”, que establece que sólo las empresas flexibles, preparadas para afrontar toda clase de cambios y dispuestas a transformarse para continuar creciendo, son las que lograrán subsistir en el tiempo.

Esta capacidad de adaptación al cambio tiene que ver con el desarrollo del negocio, los medios, las técnicas… pero sobre todo atañe a las personas, a los profesionales que integran la compañía. Estos individuos son los que deben estar dispuestos a cambiar, a adquirir de forma constante nuevas habilidades y capacidades, a crecer profesionalmente y a formarse en todas las disciplinas que le sean necesarias.

En el mundo de la empresa, la lucha por la supervivencia es feroz y determinante, pero vencer la batalla en realidad es una cuestión de voluntad, astucia y, claro, mucho esfuerzo.

Deja un comentario