La importancia del email en la comunicación profesional en inglés para empresas

El inglés para empresas se ha convertido en un factor fundamental debido al mundo cada vez más globalizado en el que vivimos. Estamos constantemente interconectados a través de los teléfonos inteligentes y, cada vez más, usamos un ordenador o un dispositivo móvil para comunicarnos en todos los aspectos de nuestra vida, ya sea el personal, el social o el profesional.



Cada vez es menos extraño tener clientes internacionales o reuniones de trabajo que tengan lugar con alguien que pueda estar en Estados Unidos o China, y otros en Sudáfrica o Europa. Por ello, desenvolverse en inglés con naturalidad resulta, hoy en día, esencial para poderse comunicar en el ámbito empresarial.

Sin embargo, por su comodidad e inmediatez, el correo electrónico sigue siendo el medio más utilizado por delante de otros medios de comunicación. Es por ello, que cualquier profesional de nivel medio debe ser capaz de manejar el inglés a nivel escrito en diferentes registros, para poder asegurarse de poder responder a los retos que demandan las empresas.



La importancia de la comunicación en inglés a través del correo electrónico

Al estar tan globalizados y comunicarnos a mayor distancia usamos el correo electrónico corporativo para llevar a cabo todo tipo de comunicaciones institucionales, comerciales y empresariales. Es un medio mucho más cómodo, ya que desde nuestro ordenador podemos hablar vía email con alguien que está a muchos kilómetros de distancia, sin dejar de atender a otras tareas.



Además, cabe destacar que cada vez son más los departamentos de Recursos Humanos que inciden en este aspecto a la hora de elaborar programas de formación para los trabajadores. Por lo que es importante prestar atención a la manera en la que se debe redactar los correos electrónicos de trabajo en inglés para que sean eficaces.

 

6 consejos útiles para mejorar la comunicación escrita en inglés

 

1. Adecuación: antes de empezar a redactar un correo electrónico en inglés, lo primero que se debe tener en cuenta son aspectos del contexto del destinatario: por ejemplo, según el sector al que pertenezca la empresa, se utilizará un vocabulario específico determinado. Adecuar y contextualizar en primer lugar, ayudará a la coherencia y cohesión del texto.

 

2. Asunto personalizado: para conseguir un email eficaz, es recomendable saber el nombre de la persona a la que se dirige. Los correos electrónicos cuyo asunto está personalizado tienen una mejor acogida por el destinatario varía en cada una de las situaciones. Asimismo, se debe añadir también el motivo de la comunicación.

 

3. Tono: es necesario saber cuándo usar un inglés más informal u otro más formal. A la hora de redactar correos electrónicos para el entorno empresarial, es recomendable utilizar un tono y un vocabulario formal y evitar elementos como las contracciones.

 

4. Brevedad y precisión: el inglés se caracteriza por ser un idioma bastante directo y, por ello, es relevante expresar el contenido del email de manera clara y concisa. En ningún caso, los correos electrónicos deben ser largos; de esta forma, se reduce al máximo las posibilidades de error. Se aconseja, además, utilizar una gramática sencilla con tiempos verbales simples en activa en lugar de pasiva, oraciones cortas en vez de largas…

 

5. Estructuración: es de vital importancia redactar los emails con una estructura clara y correcta que permita al destinatario seguir el contenido de manera coherente y sin posibles malinterpretaciones. La estructura debe tener los siguientes componentes: el saludo, la introducción, el cuerpo, la conclusión y la despedida.

 

6. Corrección y verificación: una vez finalizada la redacción del correo electrónico se debe proceder a la corrección y verificación gramatical, ortográfica y de estilo para evitar cualquier tipo de error: de deletreo, puntuación, mayúsculas… Un email bien redactado es esencial para que la carta de presentación sea positiva.

 

Desde nuestro punto de vista, la experiencia ofreciendo servicios de formación en inglés para empresas nos confirma que este es el idioma universal en el mundo de los negocios. En la actualidad, si se desea ser competitivo e innovador es totalmente necesario dominar esta lengua en todos los medios, ya sea hablado o escrito. Ser capaces de redactar correos electrónicos eficientes en inglés puede convertirse en un aspecto clave para la relación empresarial con un cliente.

Deja un comentario