Claves para crear un entorno de trabajo inclusivo

Los adelantos tecnológicos y sociales han convertido las empresas en entornos en constante transformación y adaptación en todas sus dimensiones, tanto a nivel interno –con los cambios en cada departamento– como en el ámbito cultural y de diversidad. De hecho, este último aspecto es uno de los valores más apreciados actualmente por la gran mayoría de los empleados de una organización, así como para aquellos que valoran las nuevas oportunidades laborales en ella.

 

Sin embargo, para conseguir una cultura empresarial y un entorno de trabajo saludables, los esfuerzos del departamento de Recursos Humanos deben centrarse en la búsqueda de la inclusión. Para ello, se debe tener en cuenta todos los factores que pueden suponer una diferencia entre las personas dentro de una compañía: diferencias étnicas y culturales, demográficas, de orientación sexual…

 

Por ello, a continuación puedes encontrar unas claves para convertir tu empresa en un lugar atractivo y productivo para todo el mundo:

 

4 consejos para mejorar la inclusión y desarrollar la diversidad

1. Diversidad dentro de la diversidad

Es esencial conocer todos los tipos de diversidad. No se trata exclusivamente de rasgos externos y perceptibles para todo el mundo –etnia, edad, características y habilidades físicas…–; sino que también existen otros imperceptibles que son propios de cada persona y que son desconocidos hasta que la persona los explicite –género y orientación sexual, religión y creencias, nivel educativo, valores, o rasgos de personalidad.

 

2. Toma de conciencia de los beneficios de la diversidad

Dado que cada característica puede aportar algo único, es importante saber cuáles son las ventajas que aportan a la organización.

 

Un lugar de trabajo acogedor donde reine la diversidad dará como resultado un mayor grado de compromiso y desempeño de los empleados. Además, un equipo diverso se asegura múltiples puntos de vista y, por tanto, mayor creatividad a la hora de enfrentarse a cualquier proyecto.

 

3. Encuestas periódicas y personalizadas sobre diversidad

No hay nada mejor que preguntar a los interesados de forma regular para saber el grado de satisfacción con el entorno profesional. Es una manera muy eficiente de retroalimentación, ya que permite conocer los resultados de los esfuerzos en esta materia y saber qué medidas implementar para mejorarlo.

 

El sondeo deberá incluir preguntas que engloben a todos los empleados, así como espacios para sus propuestas e ideas para aumentar la inclusión. Es vital que los trabajadores sientan que sus aportaciones son valoradas y bienvenidas, y que el personal de RR. HH. es accesible.

 

4. Desarrollo de programas y formaciones sobre inclusión

De la misma forma que se establecen formaciones recurrentes sobre prevención de riesgos laborales o procedimientos internos de los departamentos, es beneficioso realizar programas que promuevan la diversidad, y determinar políticas y mecanismos contra el racismo y la discriminación.

 

La naturaleza de nuestro sector hace que en Kleinson estemos muy acostumbrados a trabajar con muchos colectivos. Es por ello que, desde la experiencia, creemos que hay que seguir avanzando en la implementación de este tipo de políticas y acciones, pues se generará una mayor cohesión, y se aumentará el entendimiento y la confianza entre compañeros.

 

Por todo ello, priorizar la diversidad y la inclusión es indispensable para mejorar el bienestar de toda la empresa y retener el talento dentro de la empresa. Además, para que sea realmente efectiva y reporte beneficios para todos, debe nacer de manera proactiva desde la propia empresa.