Hacer negocios en el extranjero: el peso de la cultura

09Hacer negocios en el extranjero y apostar por la internacionalización puede aportar enormes beneficios a las empresas. De hecho, fue uno de las principales estrategias que decidieron emprender las compañías españolas para lograr sobrevivir y continuar creciendo en los momentos más difíciles por los que atravesaba nuestro país hace no mucho tiempo. Fueron muchos los retos a los que se tuvieron que enfrentar, no sólo con respecto a su organización, los procesos o incluso su estructura empresarial, también tuvieron que hacerle frente a una circunstancia bastante menos palpable: más allá de nuestras fronteras, las costumbres, los hábitos y los protocolos de actuación, son completamente distintos.

Se trata de la cultura, ese conjunto de usos y costumbres propios de un país o una región que, aunque no lo parezca, puede ser determinante a la hora de entablar una relación. Si a esto le añadimos la necesidad de establecer una conexión empresarial, en la que la confianza, el entendimiento y la comunicación son tan importantes, la dificultad se hace aún mayor.

Los sociólogos hablan de la llamada “inteligencia cultural”, una capacidad que los individuos deben cultivar para lograr que estas interacciones con personas pertenecientes a diferentes lugares del planeta, se lleven a cabo con éxito. Estos estudiosos hablan de la necesidad de habilidades como las de la flexibilidad, la apertura mental y la empatía, pero sobre todo ponen el énfasis en una cuestión fundamental: el conocimiento previo.

Estudiar y conocer una cultura distinta a la nuestra, con la que vamos a interactuar, es fundamental para poder entablar una relación con ella. Se trata de saber cuáles son las costumbres a la hora de comunicarse, los hábitos de vida de los individuos, y las normas escritas y no escritas de cada sociedad.

Conocer estos factores y familiarizarse con ellos antes de emprender cualquier tipo de negocio o empresa es básico para lograr nuestros objetivos. Debemos tener en cuenta que, más allá de nuestras fronteras, un gesto inocente y hasta amable, se puede traducir en ofensivo.

Por eso, la formación es un arma para todo profesional. La mejor forma de estar realmente preparados para enfrentarse a este tipo de realidades, es acudir a especialistas que brinden su conocimiento y apoyo en la materia.

Un claro ejemplo es el Seminario de Cultura empresarial China que hemos organizado en Kleinson. En él, daremos las pautas fundamentales para hacer negocio en el gigante asiático. Pero además, las aplicaremos de forma practica, para que los participantes no sólo conozcan la cultura de este país, sino que también logren hacerse una idea de cómo hacer negocios y relacionarse con los profesionales de esa otra parte del mundo.

Deja un comentario